- declassified - declassificato - декласификовано - Yatangajwe - deklasigita - deklasifikuar - freigegeben - kustutatud - kuparidzirwa - kutengwa - desclasificado - déclassifié - datganoledig - dideklarasikan - deklasificirani - разсекретени - dideklasifikasi - dearbhaithe - otkriveni - deklasificirano - рассекречены -

1/5/20

Quiénes financian a la OMS: Gates Foundation, GAVI Vaccine Alliance y grandes laboratorios globales



Tras la decisión de Trump de suspender la financiación de EEUU a la Organización Mundial de la Salud, lo que para la entidad globalista significa la pérdida de alrededor U$S 553 millones de dólares, un 14,7% de sus ingresos totales (U$S 3767 millones). Inmediatamente, la Gates Foundation dio a conocer que aumentaría su financiación de la OMS en hasta U$S 250 millones de dólares. Como reza un dicho popular en Argentina: “basta golpear al chancho para que aparezca el dueño”.

Gates ya venía siendo el principal financista privado de la OMS, con alrededor del 10% de los ingresos totales de la entidad (U$S 367 millones de dólares). Para dimensionar la relevancia de este aporte, cabe saber que países como España solo aportan U$S 26 millones. Si Gates suma los U$S 250 millones anunciados, estará aportando en total U$S 617 millones, los que sobre el nuevo total de U$S 3464 millones representaría un 18%, por lo que el empresario se convertiría en el financista más importante de la entidad, por sobre cualquier otro país.
Pero hay más. ¿Quién es el segundo financista de la OMS? Con U$S 316 millones aparece la GAVI The Vaccine Alliance. ¿Qué es GAVI? De acuerdo a su propio sitio web: “Creada en 2000, Gavi es una organización internacional, una Alianza mundial de vacunas, que reúne a los sectores público y privado con el objetivo compartido de crear un acceso equitativo a las vacunas nuevas e insuficientemente utiizadas para los niños que viven en los países más pobres del mundo”. ¿Quién fundó GAVI? Nuevamente Gates a través de su Bill and Melinda Gates Foundation, junto al Banco Mundial y la propia OMS ( https://www.gavi.org/our-alliance/about ).


¿Quiénes financian a GAVI? La propia Gates Foundation, el Banco Mundial y la industria farmacéutica global: Johnson & Johnson, GlaxoSmithKline (GSK), Merck & Co., Novartis, Sanofi Pasteur, Janssen, Sanofi-Aventis y Pfizer. ¿Cómo se reparten el negocio? GAVI a través de la OMS logra acuerdos de vacunación con los gobiernos, luego cada laboratorio transnacional tiene su especialidad: Merck vende vacunas de rotavirus (Rotateq) y la vacuna contra el HPV (Gardasil), Sanofi vende la vacuna contra la fiebre amarilla y contra la polio, Pfizer comercializa la vacuna contra el neumococo, Janssen la vacuna pentavalente, etc.

Entre los países que financian a GAVI aparece en primer lugar Gran Bretaña, a través de la “International Finance Facility for Immunisation” ( https://iffim.org/donors ), fundada en base a un proyecto del entonces ministro de finanzas británico Gordon Brown, quien luego fuera primer ministro de ese país y recientemente volviera a ser noticia por su propuesta de un “gobierno mundial temporario” para combatir al coronavirus.

Bill Gates es “caballero comendador de la Orden del Imperio Británico”. En la imagen junto a la reina Isabel II.

Volviendo a la OMS encontramos entonces que entre la Gates Foundation y la GAVI (creación y herramienta de la propia Gates Foundation), estarían actualmente aportando U$S 933 millones de dólares, lo que contra un presupuesto total que actualmente, sin el aporte de EEUU sería de U$S 3464 millones, representaría más de la cuarta parte de la financiación de la OMS, un 27%.

Muy lejos de estos montos, le siguen, en orden, el aporte de Gran Bretaña, con U$S 293 millones, Alemania con U$S 214 millones, la ONU con U$S 191 millones, el Banco Mundial, con U$S 129 millones, Rotary International con U$S 124 millones, la Comisión Europea con U$S 124 millones y Japón con U$S 103 millones, repartiéndose otro 35% entre aportes de montos menores de pequeños países.

Con una financiación que alcanza casi la tercera parte de su presupuesto total, Gates y los grandes laboratorios mundiales terminan siendo los verdaderos actores detrás de la Organización Mundial de la Salud, que como el resto de organizaciones supranacionales surgidas tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial (Banco Mundial, FMI, GATT/OMC, ONU, etc.) presentan una cara supuestamente neutral y científica, pero no dejan de representar los intereses de las élites del poder global.



Fuente ;; Kontrainfo.com