|

22/1/21

Twitter fue demandado por presuntamente negarse a eliminar pornografía infantil

 


 

Twitter se habría negado a eliminar imágenes y videos pornográficos ampliamente compartidos de una víctima de tráfico sexual porque en su investigación “no encontró una violación” de las “políticas” de la compañía, alega una demanda mordaz.

La demanda federal, presentada el miércoles por la víctima y su madre en el Distrito Norte de California, alega que Twitter ganó dinero con los videos, que mostraban a un niño de 13 años involucrado en actos sexuales, los cuales constituirían material de abuso sexual infantil, o pornografía infantil, dice la demanda.

El adolescente, que ahora tiene 17 años y vive en Florida, se identifica solo como “John Doe” y tenía entre 13 y 14 años cuando los traficantes sexuales, haciéndose pasar por una compañera de clase de 16 años, comenzaron a charlar con él en Snapchat, alega la mencionada demanda.

Doe y los traficantes supuestamente intercambiaron fotos de desnudos antes de que la conversación se convirtiera en chantaje: Si el adolescente no compartía más fotos y videos sexualmente gráficos, el material explícito que ya había enviado se compartiría con sus “padres, entrenador, pastor” y otros, dice la demanda.

Doe, actuando bajo coacción, inicialmente cumplió y envió videos de él mismo realizando actos sexuales. También se le dijo que incluyera a otro niño en sus videos, lo que también hizo, afirma la demanda.

Finalmente, Doe bloqueó a los traficantes, quienes dejaron de acosarlo, pero en algún momento de 2019, los videos aparecieron en Twitter bajo dos cuentas que se sabía que compartían material de abuso sexual infantil, alegan documentos judiciales.

Durante el próximo mes, los videos se reportarían en Twitter al menos tres veces, primero el 25 de diciembre de 2019, pero el gigante tecnológico no hizo nada al respecto hasta que se involucró un oficial de la ley federal, según la demanda.

Doe se enteró de los tuits en enero de 2020 porque sus compañeros de clase los habían visto ampliamente, lo que lo sometió a “burlas, acoso, intimidación cruel” y lo llevó a volverse “suicida”, según muestran los registros judiciales.

Si bien los padres de Doe se comunicaron con la escuela e hicieron informes policiales, él presentó una queja en Twitter, diciendo que había dos tuits que mostraban pornografía infantil de él mismo y que debían eliminarse porque eran ilegales, dañinos y violaban las políticas del sitio.

Un agente de apoyo hizo un seguimiento y pidió una copia de la identificación de Doe para poder probar que era él y, después de que el adolescente obedeció, no hubo respuesta durante una semana, afirma la familia.

Casi al mismo tiempo, la madre de Doe presentó dos quejas a Twitter denunciando el mismo material y durante una semana, tampoco recibió respuesta, según la demanda.

Finalmente, el 28 de enero, Twitter respondió a Doe y dijo que no retirarían el material, que ya había acumulado más de 167 mil visitas y 2.223 retuits, según la demanda.

“Gracias por contactarnos. Revisamos el contenido y no encontramos una infracción de nuestras políticas, por lo que no se tomarán medidas en este momento”, se lee en la presunta respuesta, según la demanda.

“Si cree que existe una posible infracción de derechos de autor, inicie un nuevo informe. Si el contenido está alojado en un sitio web de terceros, deberá comunicarse con el equipo de soporte de ese sitio web para informarlo. Su seguridad es lo más importante y, si cree que está en peligro, le recomendamos que se comunique con las autoridades locales”

En su respuesta, publicada en la denuncia, Doe pareció sorprendido.

“¿Qué quieres decir con que no ves un problema? Ambos somos menores en este momento y éramos menores en el momento en que se tomaron esos videos. Ambos teníamos 13 años. Nos acosaron y nos amenazaron con estos videos que ahora se publican sin nuestro permiso. No autorizamos estos videos en absoluto y deben ser eliminados”, escribió el adolescente en Twitter.

Incluso incluyó su número de caso de una agencia local de aplicación de la ley, pero aún así el gigante tecnológico supuestamente lo ignoró y se negó a hacer nada sobre el material ilegal de abuso sexual infantil, ya que continuó acumulando más y más visitas.

Dos días después, la madre de Doe fue conectada con un agente del Departamento de Seguridad Nacional a través de un contacto mutuo que logró eliminar los videos el 30 de enero, según la demanda.

“Solo después de esta demanda de eliminación de un agente federal, Twitter suspendió las cuentas de usuario que estaban distribuyendo el material de abuso infantil e informó de dicho contenido al Centro Nacional sobre Niños Desaparecidos y Explotados”, afirma la demanda, presentada por el propio Centro Nacional sobre Explotación Sexual y dos bufetes de abogados.

“Esto contrasta directamente con lo que su mensaje de respuesta automatizado y el Acuerdo de Usuario establecen que harán para proteger a los niños”.

La inquietante demanda continúa alegando que Twitter aloja a sabiendas a personas que usan la plataforma para intercambiar material de pornografía infantil y se benefician de él al incluir anuncios intercalados entre tuits publicitarios o solicitar el material.


Fuente ; www.lapatilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario